Archivo de la categoría 'Camino de San Vicente Mártir'

Album de fotos del Camino de San Vicente Mártir

Después de algún tiempo, por fin puedo “inaugurar” la galería de fotos del Camino de San Vicente Mártir, desde Roda de Isábena hasta Cullera, pasando por Ainsa, Huesca, Almudevar, Zaragoza, Daroca, Bueña, Miravete de la Sierra, Morella, Sant Mateu, Cabanes, Moncofa, Sagunto, Valencia, El Perelló…

Para visitar el album debes clikar encima de la siguiente imagen

Camino de San Vicente Martir

Si estás interesado en realizar este camino te invito a que visites nuestra web, la página de la asociación cultural “Via Vicentius Valentiae :: Via Romana”

www.caminodesanvicentemartir.es

Un fuerte abrazo a todos los peregrinos!!!

miguel perles, clm

No hay comentarios »

De Valencia a Cullera, último tramo del Camino de San Vicente

Hace justo ahora una semana estaba, junto a dos amigos caminando por la playa rumbo a Cullera. Recuerdo que el día de antes, otro amigo me dijo; mira si quieres yo te pago los 2,60 euros que cuesta el tren. En realidad no tenía ninguna necesidad de estar en Cullera, sino más bien de peregrinar hasta allá, sé que es un matiz que muchas veces la gente no lo ve, o no lo entiende…

No tenía ningún sentido irme en tren hasta allá, me perdía todo el encanto del camino, ese amanecer desde la arena de la playa, ese baño en las frías aguas, esas conversaciones tranquilas mientras escuchábamos el sonido de las olas… son cosas que no se pagan con esos 2,60 euros que cuesta el tren.

En realidad mi motivación era terminar la peregrinación del Camino de San Vicente Mártir, que comencé en mayo/junio, desde Roda de Isábena hasta Valencia, pero me quedaba ese último tramo. La motivación de mi amigo Fede era caminar hasta su pueblo, Cullera y la motivación de Luis, digamos que no tenía una motivación fija, pero le acabamos liando entre los dos.

Fue un día estupendo, quedamos a las cinco de la mañana en la puerta del colegio, caminamos por Cardenal Benlloch, hasta la ciudad de las ciencias y desde allí seguimos el carril bici que nos conduce hasta Pinedo, donde seguimos la arena de la playa… a tutti… hasta Cullera.

Vimos un amanecer precioso, por la línea del agua salía el sol, mientras que por la línea de las dunas se iba escondiendo la vergonzosa luna, unos minutos increibles, que se quedan en nuestra retina para siempre…

Aquí os dejo unas instantáneas que intentan transmitiros todo lo vivido ese día…

cullera002
cullera016
cullera080

Un fuerte abrazo, peregrinos en lo cotidiano…

2 comentarios »

Alternativas al Camino de Santiago

En los últimos días muchas son las personas que me han contactado para preguntarme cosillas sobre el Camino de Santiago o sobre otras peregrinaciones. Muchos coinciden que el Camino de Santiago, sobre todo en su vertiente francesa y en verano, está masificada y se ha perdido en gran parte ese espíritu peregrino, y están buscando alternativas.

Esta es la razón de escribir este mensaje, ofrecer dos posibles alternativas a la peregrinación a Compostela, ambas son también peregrinaciones por lo tanto tienen carácter religioso.

La primera es el Camino de San Francisco de Asís, en Italia. Recorriendo parte de Toscana, la Umbría y el Lazio, siguiendo las huellas del pobre de Asís. Toda la información sobre esta peregrinación la tenéis aquí:

http://perlegrino.marianistas.org/camino-de-san-francisco-de-asis/

La segunda alternativa, es el Camino de San Vicente Mártir, desde Huesca a Valencia, pasando por Zaragoza, Daroca, Monreal del Campo, Morella… Más info:

www.caminodesanvicentemartir.es/
http://viavicentius.blogspot.com/
http://perlegrino.marianistas.org/camino-de-san-vicente-martir/

Nos vemos en el camino…

perlegrino, clm

5 comentarios »

Un paseo por el tramo urbano del Camino de San Vicente Mártir, en Valencia

Hola amigos,

Este fin de semana regresé de la peregrinación de San Vicente Mártir, desde Roda de Isábena (al norte de Huesca), hasta Valencia. Han sido cerca de veinte días repletos de experiencias plenificadoras y sorprendentes, que os iré contando poco a poco.

De momento os paso un vídeo que hemos realizado desde la Asociación “Via Vicentius Valentiae” (gracias Salva por el curre) sobre el recorrido del tramo urbano del Camino en la ciudad de Valencia, espero que os guste y lo disfrutéis.

Pax et bonum

1 comentario »

Vídeo sobre el martirio de San Vicente

Esta mañana pensé en el frontal de Liesa, una de mis obras vicentinas favoritas. Es una tabla que se colocaba delante del altar, digamos que forma parte de los antecesores de los retablos góticos. Abrí la carpeta del ordenador para ver las fotos y mientras sonaba la música de “Angels” de Enya. Pensé en hacer un vídeo.

Dejé de pensar y me puse a trabajar. Probé hacerlo con el ulead, en vez de con el movie maker y la verdad es que tienes mil y una opciones más. Ahora casi ocho horas después, ya lo ha acabado y lo he colgado en el youtube… aquí os lo dejo enlazado:

Más info en la nuestra web: www.caminodesanvicentemartir.es

1 comentario »

Iconografía de San Vicente Mártir, vista a través de sus atributos

Hoy 22 de enero, es el día de San Vicente Mártir (también es el del Beato Guillermo José Chaminade, fundador de la Compañía de María ~ marianistas), patrón de la ciudad de Valencia (por eso hoy es fiesta) y he decidido dedicar el post a comentar algo sobre su iconografía y sus atributos.
Antes de nada, comenzaremos definiendo la palabra “iconografía”; está formada por dos palabras icono + grafe y significa descripción de imágenes.

Normalmente se aplica al análisis de un cuadro o una pintura, pero también lo encontramos refiriéndose a un personaje que ha sido representado a lo largo de los siglos (generalmente santos), en este caso hablaremos de “tradición iconográfica”.

Otro término que debemos conocer es el de “atributos”; es aquello que identifica a alguien; por ejemplo a el atributo de un carpintero será una sierra o un martillo, el de un profesor una tiza, el de un escritor una pluma… En el caso de la tradición iconográfica de los santos, esto se ve muy claro, si vemos una pintura o una escultura de una mujer con una bandeja y dos ojos sobre ella, seguramente podremos asegurar que se trata de Santa Lucía, patrona de los ciegos. Y si lleva unas llaves colgando?? O una espada?? O una vieira?? … Muy bien, serían San Pedro, San Pablo y el Apóstol Santiago respectivamente. Creo que quedan claro, qué son los atributos, verdad?
Pues bien, llegados a este punto vamos a analizar la iconografía de San Vicente Mártir, patrón de la ciudad de Valencia, a través de sus atributos. Primeramente haremos una lista de todos los atributos con los que se ha representado este personaje a lo largo de los siglos y luego veremos algunas imágenes para clarificarnos:

  • La palma, atributo común a todos los mártires, a todos aquellos que han muerto por defender su Fe, si nos fijamos en la mayoría de representaciones de mártires cristianos en su mano derecha, sostienen una palma, o una rama.
  • La rueda de molino, nuestro personaje se le conoce también como “Sant Vicent de la Roda”, en oposición a “Sant Vicent del Ditet” que fue San Vicente Ferrer. Pues bien, la razón es esa rueda de molino, que se la ataron al cuello, una vez muerto, y arrojaron su cadáver al mar.
  • El ecúleo o Cruz de San Andrés, se trata de una cruz en forma de aspa o de equis, fue empleada como potro de tortura.
  • La dalmática, es decir la vestidura propia del diácono, que era el cargo eclesiástico que poseía San Vicente.
  • El libro, como símbolo de la Fe que nunca rechazó.

Estos son propiamente los atributos de nuestro personaje y a continuación citaré algunos de los lugares, o de los contextos en los que también se le suele representar.

  • Los cuervos del mudalar, que protegían su cadáver del ataque de posibles alimañas.
  • La barca y el promontorio, relacionados con el momento de arrojar al mar su cadáver.
  • La cama o el lecho de rosas, donde expiró.
  • La parrilla, donde fue martirizado.
  • El momento de la flagelación, atado a una columna.

A continuación, pondré algunas representaciones donde se puede observar con claridad muchos de estos atributos.

svicentelabu-g24.jpg

Detalle del retablo de San Vicente de Labuerda (Sobrarbe – Huesca), S. XIII

san-vicente-martir-junto-a-san-valero-apresados-por-daciano.JPG

Pintura mural de Liesa. S.XIII

san-vicente-martir-segun-ribalta.jpg

San Vicente Mártir en prisión, por Santiago Ribalta. S. XVII

san-vicente-martir-retablo.jpg

Retablo de San Vicente Mártir, de Bernat Martorell. S. XV

san-vicente-martir-cuervos.jpg

Detalle del Retablo de Labuerda. S. XIII

detalle-frontal-liesa.jpg

Detalle del frontal de Liesa (Huesca) S. XII

Si nos hemos fijado un poco, la palma, la rueda o el ecúleo (cruz de San Andrés), son una constante en casi todas las representaciones. También nos llama la atención la dalmática roja o el libro.

Aquí concluyo este sencillo articulín, espero que os resulte interesante. Si queréis más info sobre este personaje o este camino, no dejéis de visitar la categoría sobre la peregrinación del Camino de San Vicente Mártir:

http://perlegrino.marianistas.org/caminosanvicentemartir

2 comentarios »

Martirio de San Vicente Mártir

En este post, vamos a hablar sobre el martirio de San Vicente, para ello, vamos a seleccionar algunos fragmentos que recoge Santiago de la Vorágine, en su obra La leyenda dorada (vol. I), páginas 120-123. Para ilustrar el texto intercalaré algunos detalles del frontal de Liesa, obra excepcional del románico en Huesca (S. XIII).

frontal-de-liesa-reducido.jpg

Vicente, en latín Vincentius, etimológicamente deriva, o de vitium incendis (quemador de vivios), o de vicens incendia (extintor de vicios), o sencillamente de vicens (victorioso).
Quemador de vicios, en cuanto que, por medio de la mortificación corporal prendió el fuego a las inclinaciones desordenadas; extintor de incendios, en cuanto que con la fortaleza con que soportó las pruebas a que fue sometido, apagó las llamas de los tormentos que sus perseguidores le aplicaron; y victorioso, en cuanto que con su desprecio del mundo se alzó con la victoria sobre sus engañosos atractivos. El mundo en efecto intentó seducirle con tres señuelos; el de las flasas doctrinas, el de los amores eternos y carnales y el de los mundanos temores; pero Vicente venció al primero con su sabiduría, al segundo con su limpieza de corazón y al tercero con su constancia. A este proposito escribe Agustín: “Los martirios de los santos han sido y siguen siendo libros abiertos que nos enseñan a triunfar sobre los errores, los amores y los temores de este mundo”. En opinión de algunos, fue el propio San Agustín quien escribió la historia del martirio de este santo.

san-vicente-martir-y-valero-son-apresados.JPG

Vicente, noble por su linaje, pero más noble aún por su Fe y su religiosidad, fue diácono del obispo de Zaragoza San Valerio. Su facilidad de palabra y su elocuencia eran tales que el prelado delegó en él todo lo concerniente a la enseñanza y a la predicación en la diócesis. San Valerio, libre de estos trabajos, se entregó de lleno a la oración y la contemplación. Pasado algún tiempo desde su predicación tanto el obispo como su diácono fueron apresados por orden de Daciano, cónsul del emperador, conducidos a la ciudad de Valencia y encerrados en un calabozo.

san-vicente-martir-junto-a-san-valero-apresados-ante-daciano.JPG

Un día Daciano, mandó que le llevaran a su presencia a los dos prisioneros. La sorpresa del cónsul fue muy grande al verles alegres y de muy buen aspecto. La sorpresa se trocó en indignación, Daciano, en tono irritado, se encaró con el obispo y le preguntó:¿Cómo, bajo pretexto de seguir tu religión, te atreves a conculcar los decretos de los príncipes?Valerio contestó con voz tan baja, que apenas podía entenderse. Entonces Vicente le miró y le dijo:

Venerable Padre, no hables tan bajo, podrían creer éstos que estás asustado. Habla recio, o si lo prefieres autorizame a mí para que en tu nombre responda a la pregunta.

Valerio le contestó: Hijo mío, desde hace mucho tiempo, por delegación mía, vienes ejerciendo en nuestra iglesia el ministerio de la palabra. Por supuesto que te autorizo para que sigas haciéndolo y des testimonio de nuestra Fe y refutes las acusaciones de que somos objeto.

Seguidamente Vicente, mirando a Daciano le habló de esta manera:

Hasta ahora todos tus discursos y peroratas no han tenido más fin que el de negar y atacar nuestras doctrinas. Escucha bien lo que te digo: A juicio de los cristianos, no hay delito mayor, ni más abominable blasfemia que negar a Dios el culto y el honor que le son debidos.

san-vicente-martir-junto-a-san-valero-dirigidos-a-la-mazmorra.JPG

Daciano, enfurecido, dictó contra Valerio sentencia de destierro y después dirigiéndose a Vicente, al que llamó jovenzuelo presuntuoso y para que sirviera de escarmiento a otros, lo condenó a morir en el potro. Consistía este género de muerte en tender al reo sobre una especie de caballete de madera en forma de equis, amarrar bien todo su cuerpo al artefacto y en tirar luego de sus brazos y sus piernas hasta descoyuntar y arrancar estos miembros.

san-vicente-martir-con-eculeo.JPG

Daciano, asistió a la tortura del diácono, y cuando el organismo de éste se hallaba ya casi totalmente dislocado, preguntó irónicamente al mártir:

Dime Vicente, ¿qué tal está tu cuerpo?

A lo que Vicente, sonriendo contestó: Esto es lo que siempre he deseado.

(…)

Con esas amenazas aumentas la felicidad que siento. Da rienda suelta a todos los recursos de tu ferocidad y comprobarás que, por mucho que me atormentes, Dios me dará fortaleza para soportarlo todo, y a través de ella, se pondrá de manifiesto que el poder divino es muy superior al que tú puedas desplegar haciéndome sufrir los más refinados padecimientos.

san-vicente-martir-es-fustigado.JPG

Daciano tomó un látigo y, dando gritos, comenzó a fustigar con él a los verdugos para excitar su crueldad y obligarles a que con mayor ensañamiento hicieran su oficio.

Vicente exclamó con ironía: Pero Daciano ¿qué significa esto? ¿acaso estás vengándome de mis torturadores?

(…)

Los verdugos, azuzados por Daciano, clavaron en los costados del mártir rastrillos de hierro, lacearon sus costillas y se las arrancaron dejando las entrañas al descubierto. Sobre el cuerpo de la víctima corría la sangre a torrentes.

Daciano, ciego de ira, dijo al mártir:

Vicente, compadecete de tí, reniega de tu Fe, en tu mano está verte libre de estos y ulteriores tormentos.

Calla lengua venenosa y diábolica! Convéncete de que aguanto todo lo que tu ferocidad sea capaz de discurrir (…) cuanto mayor es tu rabia, mayor es mi alegría. No aminores los suplicios sigue atormentándome y confiesa de una vez tu derrota.

san-vicente-martir-a-la-brasa.JPG

Por orden de Daciano se sustituyó la tortura del potro por la del fuego. En un lugar a cierta distancia prepararon una parrilla de hierro y la colocaron sobre una inmensa lumbre de brasas. Los verdugos trasladaron al mártir hasta el sitio del nuevo suplicio, durante el traslado, no solo se mostró alegre, sino que estimuló a sus portadores a que caminaran más aprisa. Al llegar, él mismo se tendió sobre la parrilla. El cuerpo del santo comenzó a abrasarse, a asarse y consumirse (…) Vicente oraba sin cesar.

El fuego se consumió, las brasas se apagaron y el mártir no obstante, seguía con vida. Los verdugos avisaron a Daciano, que los increpó diciendo: ¿De manero que os ha vencido? Pues a mi no me vencerá! Puesto que aún vive, vamos a prolongarle la vida, pero sometiéndolo a nuevos sufrimientos. Buscad el calabozo más lóbrego y profundo que haya en la ciudad; cubrid el suelo con cascotes de teja, clavadle los pies a un tarugo de madera y dejadlo allí encerrado y abandonado hasta que muera.

Los crueles verdugos ejecutaron punto por punto las órdenes. Pero el Rey a quien el mártir servía convirtió las terribles torturas de su siervo en gozos deleitosos. Una extraña claridad disipó las tinieblas de la lóbrega mazmorra, la dura aspereza de los cascotes de teja se convirtió en bandura suavísima y perfumada cual lecho de flores. Del cielo descendieron algunos ángeles que le desclavaron los pies y en su compañía paseó por estancia alfombrada de pétalos y cantó himnos de alabanza en honor a su Señor. Los carceleros que a través de unas rendijas atisbaron cuanto en la celda del prisionero ocurría, sorprendidos e impresionados se convirtieron al cristianismo.

(…)

Daciano, una vez conocido el resultado del nuevo martirio pensó; si seguimos atormentándolo y logramos darle muerte en estas circunstancias contribuiremos a que los cristianos le glorifiquen. Vamos provisionalmente a mudar de táctica: acostadlo en una cama muy cómoda, entre suavísimas sábanas y colchones mullidos; procurad que se recupere y cuando se haya recuperado, le someteremos a nuevos tormentos.

san-vicente-martir-en-su-lecho-de-muerte.JPG

De acuerdo con estas órdenes, Vicente fue llevado a un lecho muy confortable; más apenas se recostó sobre él, entregó su espíritu a Dios.

Cuando Daciano supo que el mártir había expirado estremeciéndose de espanto y rabioso de ira por la derrota de que había sido objeto, dijo:

Ya que no pude vencerle mientras permanecía con vida, le venceré ahora que está muerto; procuraré que su cadáver sea destruido de este modo demostraré ante el pueblo que he triunfado finalmente de este difícil enemigo.

san-vicente-martir-vigilado-por-cuervos.JPG

Daciano ordenó que llevaran el cuerpo del difunto a un lugar apartado y que lo dejasen allí, a la intemperie, sin enterrarlo, para que las aves de rapiña y las fieras lo devoraran. Inmediatamente acudieron al sitio elegido unos ángeles y montaron guardia permanente junto a los restos del santo. Hasta un cuervo, pese a que estos pajarracos son por naturaleza voraces, colaboró con los espíritus celestiales en defensa de las reliquias del mártir, planeando a cierta altura sobre el venerable cadáver. (…)

De todo esto se enteró Daciano, quien arrebatado de furor, exclamó: ¡Oh, Vicente! Pero ¿es posible que no pueda vencerte ni siquiera ahora que ya estás muerto? Puesto que los animales de la tierra no han podido devorar tu carne, haré que la engullan los monstruos marinos.

san-vicente-martir-arrojado-al-mar.JPG

Seguidamente mandó que ataran al cuerpo del mártir una enorme rueda de molino y lo arrojaran al mar. Esta orden fue cumplida por unos navegantes que se hicieron cargo del cadáver, lo llevaron en su barco y lo echaron al agua muy lejos del litoral y regresaron a puerto.

san-vicente-martir-sale-del-agua.JPG

Pero antes de que ellos arribaran, los venerables restos de San Vicente, empujados por las olas, fueron devueltos a un lugar de la costa en el que una ilustre matrona y algunos cristianos avisados sobrenaturalmente por el mismo santo, esperaban su llegada, los recogieron y les dieron honrosa sepultura.

san-vicente-martir-entierro-del-martir.JPG

De este bienaventurado mártir escribe Agustín: “San Vicente venció con sus palabras, venció con sus sufrimientos, venció con su testimonio, venció con sus tribulaciones, venció quemado, venció sumergido y venció muerto. (…) Vicente, de las torturas, salió entrenado; de la flagelación, robustecido; de los golpes, fortalecido; de las llamas, purificado”.

Hablando de este santo dice Ambrosio, en uno de sus escritos: “San Vicente, fue torturado, flagelado, quemado, pero no vencido; la valentía con que en todo momento confesó el nombre de Dios, no sufrío el menor menoscabo. El fuego de su Fe, fue más vivo que el de las llamas que le quemaron. En su ánimo prevaleció el temor de Dios sobre el miedo a los sufrimientos; ni por compadecer a la autoridad de la tierra sacrificó su amor al Señor, ni le importó la muerte temporal con tal de conseguir la vida eterna.

Prudencio, que vivió hacia el año 387, en tiempo del emperador Teodosio el Viejo, dice que Vicente respondió a Daciano: “Las torturas, las cárceles, los garfios, las planchas de metal incandescente, y hasta la muerte misma, que es la pena definitiva, para los cristianos constituyen una fiesta”. (…) Cuando estaba en la cárcel, se le apareció un ángel de Dios y le dijo: “¡Ánimo! ¡No tengas miedo! ¡Eres un soldado invencible, más fuerte que los más fuertes! Estos crueles suplicios que padeces equivalen a gritos de victoria. ¡Eres el más ilustre de los ilustres! ¡Sólo tú has conseguido lo que nadie ha conseguido hasta ahora: la palma de una doble victoria y dos coronas a la vez!”.

6 comentarios »

Biografía de San Vicente Mártir

Como el día de San Vicente Mártir se acerca (22 de enero), los siguientes post’s los dedicaré a su vida, su martirio y su imagen en el arte. Este primero, lo de dedicaré a su biografía, dando una breve cronología y datos históricos y geográficos sobre la vida santo.

vicente-martir-codice-medieval.jpg

San Vicente Mártir fue el primer mártir cristiano de la provincia romana de Hispania (la actual España). Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre su lugar de nacimiento, barajando las ciudades de Huesca o de Zaragoza, a finales del siglo III. Su padre se llamaba Eutiquio y su madre Enola, de ésta sí que se sabe seguro que era de Huesca.

Desde joven, se formó junto a Valero, el obispo de Caesareaugusta (actual Zaragoza). Fue nombrado diácono y se encargó de la labor de predicar y evangelizar por toda la diócesis, ya que al parecer el obispo tenía problemas de dicción.

En el 303, los emperadores Diocleciano y Maxiniano dieron comienzo a las grandes persecuciones de los cristianos. Daciano, prefecto de la provincia de Tarraconensis, conocía la fama de las predicaciones de Valero y Vicente, así que siguiendo el edicto imperial de reprimir a todos aquellos enemigos de la religión pagana (oficial en aquellos años en el imperio). Ordenó que los apresaran y los llevaran ante él, a la ciudad de Valentia (actual Valencia). Para que fuesen juzgados por el juez Rufino.

Según nos cuenta el historiador Escolano, la razón de traerlos hasta esta ciudad tan al sur, era porque allí existía un foco cristiano de mucha importancia y para darles una lección a esa cristiandad naciente. Esta es la razón por la que Valencia se convertiría en el teatro de sus terribles martirios. La ciudad de Valentia había alcanzado el rango de colonia romana en el 60 aC, recordemos que fue fundada en el 138 aC.

En este contexto y ante la negativa de ambos de renunciar a su Fe, Daciano encarceló a ambos. Pero al ser Valero ya anciano y descendiente de una familia consular, optó por desterrarle a Francia, vengándose con Vicente y martirizándole de la forma más cruel que había en la época, conforme a la Lex Romana.

Para saber más cosas sobre su martirio consultar el siguiente post (enlace disponible en los próximos días):

http://perlegrino.marianistas.org/martirio-san-vicente-martir

Y si deseas ampliar más sobre la impronta en la historia del arte de este personaje (enlace disponible en los próximos días):

http://perlegrino.marianistas.org/iconografia-san-vicente-martir

Pero si estás pensando en realizar el Camino de San Vicente Mártir, este es el enlace que buscas:

www.caminodesanvicentemartir.es

10 comentarios »

Video informativo sobre el Camino de San Vicente Mártir

Hola amigos,

Últimamente le he cogido el gustillo a hacer vídeos. Aquí os dejo otro en esta ocasión sobre el Camino de San Vicente Mártir, uno de mis siguientes proyectos de peregrinación y puede que también de investigación.

Aprovecho para desearos feliz navidad, no sé si volveré a actualizar el blog antes de estas fechas, pero por si acaso…

Un abrazo peregrino

2 comentarios »

Charla/conferencia del Camino de San Vicente Mártir en Moncofa (CS)

Hola familia!!

Como imagino que ya sabréis desde hace unos meses me metí en la Asociación de Amigos del Camino de San Vicente Mártir, pues bien…
El próximo viernes 30 de noviembre, daremos una pequeña conferencia/charla/coloquio, sobre esta via de peregrinación vicentina, que esperamos poco a poco vaya siendo más conocida.

Tendrá lugar en la sede de la Caja Rural de Moncofa (en la plaza del ayuntamiento), a las 22:30. Si podéis acercaros, o si conocéis a alguien que le interese y pueda pasarse, bienvenido será!!!
Si buscáis más info sobre este camino, entrar en la web:

www.caminodesanvicentemartir.es

Un saludo peregrino,

Mikel Perles

2 comentarios »

Next »