El valor del agua

Recuerdo una campaña de  “Cuarenta días con los cuarenta últimos”, que trataba  sobre el agua en aquellos paises, siempre lo veía como algo muy lejano, muy ajeno a mi… Pero en los 15 días que estuve en Chagampama, pude vivir en primera persona este gran problema, salvando por supuesto las distancias con los países de África de los que hablaba la campaña.

La gente de Chagapampa, y en general la gente de la mayoría de aldeas no tiene un acceso directo al agua (no digo agua potable, simplemente hablo de agua).  Ellos caminan hasta lo que llaman “puquios” (manantiales) de donde cogen el agua.  En algunas ocasiones tienen el “puquio” a cinco minutos, pero hay quien lo tiene a media hora o más.

En nuestro caso, teníamos el “puquio” a unos quince minutos caminando, según la gente de allá decía cinco minutos, pero… yo nunca logré bajar la cifra de los quince, sobre todo a la vuelta que iba cargado. Íbamos todos los días, por la mañana a por el agua para todo el día, cogíamos dos “latas”, dos garrafas amarillas (que antes contenían aceite), contienen cuatro galones (1 galón = 4’8 litros), para los tres misioneros que estábamos allá.

Con esos casi 40 litros de agua “sobrevivíamos” todo el día, para fregar los platos, los cacharros de cocina, los cubiertos, para cocinar, para nuestra higiene personal, para beber (la hervíamos antes)…

Que complicado es “ducharse” con apenas dos o tres litros de agua…

En aquellos días aprendí a valorar de verdad el agua, a ponerme en el lugar de la gente que no tiene un acceso fácil a ella, media hora diaria le dedicábamos a conseguirla. Pienso en mi ritmo de vida en Valencia y se me haría imposible dedicarle 30 minutos cada día a conseguir agua.

Por favor, hagamos un consumo responsable, cristiano y coherente del agua!!!

4 comentarios »

4 comentarios a “El valor del agua”

  1. jhon, el 8 febrero 2009 a las 18:28 h #

    hola migue vi tu pagina y tus comentarios estan bravazos que bien esta nueva vida que estas pasando en otuzco te va ser productiva en tu vida futura saludos estamos en contacto

  2. Álex, el 9 febrero 2009 a las 22:58 h #

    Gracias por esta reflexión sensible, de mirada y corazón abiertos, que tanto nos cuestiona.

    Un abrazo fraternal,

    Álex

  3. Analía, el 10 febrero 2009 a las 0:21 h #

    Gracias por compartirte en esto tan “cotidiano” ahora para vos.
    El aprendizaje más grande de esta experiencia yo creo estará en lo hondo de COMPARTIR ( la fe, los talentos…; pero también la pobreza, lo cotiano, los esfuerzos, la realidad de “tu gente” por este año)

    Esto te deseo: corazón abierto para dejar entrar, y para salir al encuentro, para dejarse tocar y ser delicado en la entrega, sencillez para vivir lo ordinario como si fuera extraordinario.
    un abrazo!

  4. Alfonso, el 4 octubre 2010 a las 1:09 h #

    queridos hermanos, saludandolos a todos(as), siempre maravillado con el mensáje de San Francisco, que hermoso abrirse al mundo, a la vida con las manos abiertas, en el servicio y la comunión con el hermano, vivo en Concepción, Chile, sociedad con un marcado consumismo. Estamos en misión, vivimos un gran terremoto este 27.02.2010.- nos estamos levantando, pero también saber que la santidad de nuestro espíritu se rompió con los saqueos de la gente a minutos de ocurrido este terremoto, misterio, desafío, labor, es lo que tenemos delante de nosotros aquí hoy, fuerza y entrega con amor en nuestro trabajo pastoral. Un abrazo. Y que dios este siempre con Usdedes.

    Desde Concepción, Región del Bio Bio – Chile.
    Alfonsop Vera
    Patoral de Migración, Arzobispado de Concepción.

Trackback URI | RSS comentarios

Dejar un comentario