Noveno mes en Perú

Familiares y amigos,

Antes de nada pedirles disculpas por la demora en actualizar mi blog, la verdad es que he desconectado bastante del mundillo cibernético en los últimos meses.

Hace unos meses les escribía acá, diciendo que “parece mentira pero ya llevo tres meses en este maravilloso rincón del mundo”, sin embargo ahora podría decirles “parece mentira pero ya me quedan menos de tres meses en este maravilloso rincón del mundo”.

Y la verdad es esa, dentro de menos de tres meses estaré de nuevo en Valencia, en “mi casa”, hace unos días compré el pasaje del avión, la verdad es que no quería hacerlo porque me temía que desde el momento de comprarlo irremediablemente iba a comenzar la cuenta atrás, y así está sucediendo.

Ahora es cuando echas la vista atrás y te das cuentas de la multitud de cosas que todavía te quedan por hacer, la cantidad de proyectos, de ideas, de sueños y esperanzas que todavía no se han cumplido, y el tiempo se te viene encima y … no puedes hacer nada.

Es algo contradictorio porque por una parte me muero de ganas de regresar a mi tierra, a mi gente, a mi comida, a mis paisajes… pero por otra no puedo pensar en que llegue el día que dejaré esto, que agarraré un avión y aterrizaré en España. Por una parte me doy cuenta que aunque pase 50 años acá esta nunca será mi tierra, ni mi gente, ni mi forma de pensar, pero… me siento como en casa, me siento en familia.

Sé que todavía no es momento de evaluar el año, que todavía me queda tiempo, pero el simple hecho de ver el final cerca, inconscientemente me empuja a hacerlo… Estos días pasados he estado visitando algunos caseríos; Casmiche, Rayampampa, Mariscal Castilla, Machigón… y me doy cuenta al ver la planificación que posiblemente sea la última vez que los visite, la última vez que cene en la casa de Doña Liduvina, que coma en la mesa con Don Rosario… y eso me apena, me entra un nosequé en el estómago…

Pero estos no deben ser momentos tristes, todavía queda mucho, muchísimo por hacer y debo de aprovechar el tiempo al máximo!!!

4 comentarios »

4 comentarios a “Noveno mes en Perú”

  1. Alex, el 23 septiembre 2009 a las 10:14 h #

    ¡Aquí se te echa de menos! Ánimo con lo que te queda y a disfrutarlo. ¡Un abrazo deleitoso Migueliño!

    Alex

  2. Analía, el 25 septiembre 2009 a las 1:31 h #

    Tenés una manera tan bonita de “decir”, que incluso aquellos que no te conocemos tanto, ni podemos llegar a dimensionar la experiencia intensa de este año de misión, llegamos a percibir lo que guardan tus palabras.
    Seguro no es tiempo de evaluar, ni tiempo de empezar a despedirse. Disfrutá al máximo cada día, con la misma motivación que al comienzo. Seguro nada importa lo que parece que “va quedando sin hacerse…proyectos a los que parece no alcanzarles el tiempo”. Es genial que así sea. A veces pienso que lo que queda inconcluso para nosotros, a nuestra mirada, es la mejor manera que Dios tiene para ubicarnos en nuestro lugar, para hacernos más humildes, y para que no noa la creamos del todo: Él es el verdadero protagonista de cualquier “misión”…uno, es simple instrumento. Es entonces donde uno se “relaja” y da lo mejor que puede sin querer hacerlo todo (aún con las mejores motivaciones) Lo que quede inconcluso para tus manos, Tata Dios mismo se encargará de buscar las maneras de darles curso…o no. Él sabe.
    Un fuerte abrazo que acompañe este trecho de camino! Rezo para allá.

  3. Manuel, el 7 octubre 2009 a las 18:28 h #

    Hola Miguelillo, estaba leyendo tu blog y me entro nostalgia y ganas de escribir esto asi que ahi va, tambien extrañaremos el que pronto no estes pero ten por seguro que dejaras sembrada una semilla de amistad en esta tierra y particularmente conmigo, seguro pronto el destino nos volvera a juntar e este perlegrinaje. cuidate mucho amigo, hasta siempre.

  4. Jose Luis, el 8 agosto 2011 a las 19:53 h #

    Saludos al aventurero y que sigan las motivaciones aquellas que te arranca el alma al querer transformar el mundo y creo que la resurrección es posible en aquel que no se quedó tranquilo en su comodidad vino predicó, amó hasta el extremo y nos enseñó que el amor vence al odio “ALLI ESTÁ UN HOMBRE DE CORAZÓN SINCERO”

Trackback URI | RSS comentarios

Dejar un comentario